28 ene. 2015

Ramón David Morales "El zoom del campo. La fruta del tiempo"












Mi padre es agricultor y, cuando llega el verano, alterno la pintura con las herramientas del campo. A veinticinco kilómetros de Sevilla, en El Viar, mi pueblo, cultivamos una parcela de ocho hectáreas: sembramos algodón, maíz y un mínimo y efectivo huerto. Precisamente, este proyecto relata la cultura rural; el perfecto mestizaje entre tradición y modernidad. Transitamos en esa esfera donde el agricultor relaciona todos los elementos de la naturaleza, amoldado al ritmo de la vida y su tempo, a la extensión biológica del arte y la vida. El campo es el paraíso que ansía el nuevo Hombre, incapaz de abandonar la metrópolis si no es domingo, puente o festivo. Paradójicamente, la agricultura está en crisis desde antes de esta crisis, sin embargo, todo el mundo quiere un banquete infinito de comida ecológica. Sin agricultores no hay comida, dice la pancarta de los trabajadores del campo por las grandes avenidas de la ciudad.

Ramón David Morales










Ramón David Morales (1977 Sevilla). Creador manchado día a día de pintura, atento desde que cambio el siglo a la labor artística, principalmente la pintura y en ocasiones la escultura. Con la intención de vivir mezclando ocio y trabajo. En el 2001 junto a un grupo de amigos funda Sala de eStar un espacio independiente para el arte mas joven. En la actualidad esta finalizando un proyecto documental pictórico. Presume de su nuevo estudio que comparte con otros colegas, en la calle Santillana del centro de la ciudad de Sevilla.


  
Se trata de un proyecto pictórico donde el artista sevillano toma como punto de partida la cultura rural y su estrecha vinculación con la agricultura, a partir de una parcela familiar en la que el maíz y el algodón se alternan. La intención del pintor se desvela como un intento de apuntar una nueva y vieja mirada, una puesta en valor de la vida con y hacia los elementos primarios, los argumentos sencillos, el casamiento con la naturaleza. Por eso no extraña que el también pintor José Miguel Pereñíguez afirme en el excelente prólogo a su catálogo que a Ramón David Morales le gustaría que entendiéramos un poco mejor eso que él conoce tan bien: el esfuerzo de hacer y saber esperar, la virtud de disfrutar con lo que se nos ofrece. Su imaginación está dispuesta a aporcar el terreno y dejar bien abierto un surco que lleve agua al entendimiento, empeñada en poner el mundo en pintura de un modo tan claro como sofisticado. En definitiva, un zoom hacia su parcela, hacia lo concreto, donde poder preguntarse por la necesidad y la sencillez.

http://www.ramondavidmorales.com/el-zoom-del-campo-la-fruta-del-tiempo-en-la-galeria-sevillana-la-caja-china/









El zoom del campo. La fruta del tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada