23 dic. 2012

'Penélopes. Guardianas de la memoria' de Juan Ramón Barbancho



Carmen Tapia (Belalcázar).  Penélopes, Guardianas de la memoria,  2012. 24' 57". 
Juan-Ramón Barbancho


 Penélopes. Guardianas de la memoria son los testimonios de las mujeres o hijas de los emigrantes, de los que tuvieron que irse a intentar buscar una vida mejor, aquellas que se quedaron guardando la casa y la memoria del que se fue y las que administraron los recursos que venían de fuera. 
Se ha hablado mucho de la emigración, del papel y los esfuerzos de los que se fueron, pero no se ha hablado tanto de las que se quedaron, las que mantuvieron la familia y la ilusión. 
La memoria es un elemento indispensable, tanto en nuestras vidas como en las de las ciudades y sociedades en las que habitamos. Ella no sólo es parte de nuestro pasado, es la realidad de nuestro presente y con ella –o sobre ella- debemos construir nuestro futuro. 
Está encerrada en nuestras tradiciones y costumbres, pero también entre las paredes de nuestras casas, en las habitaciones, en los patios. A veces se deja entrever por las ventanas y, muchas veces, la vemos viva en un comentario de la gente por la calle, en el mercado, en las plazas. 
Las mujeres conservan esta memoria por varias razones. Una posible porque ellas están más atentas al discurrir de los asuntos cotidianos, eso es importante. No olvidemos que la historia no se hace con grandes gestos y ni la hacen las personas “importantes”; la historia la hacemos todos y todas, pero especialmente está tejida de asuntos “sin importancia”, de cosas del día a día. 
Esa memoria está aquí, la de adentro, la de la esposa que vio a su marido partir, la que cría, cuida y alimenta a los hijos, la que se siente orgullosa cuando éstos salen adelante. 
Andalucía es una tierra de migraciones, tanto de los que vienen como de los que se van, pero en los años sesenta y setenta del siglo XX fueron importantes por la cantidad de andaluces y andaluzas que tuvieron que dejar pueblos y familias. Los que se marcharon fueron especialmente los hombres, mientras que muchas mujeres se quedaron guardando la casa y construyendo la familia. 
Los testimonios de algunas de ellas, de esas penélopes, están aquí.  


Penélopes. Guardianas de la memoria  de Juan Ramón Barbancho (Hinojosa del Duque, Córdoba. 1964) retrata las experiencias y vivencias de ocho mujeres andaluzas de las villas de Santa Ana la Real, Castaño del Robledo, La Corte de Santa Ana la Real y Belalcázar que permanecieron en el hogar cuando sus maridos o sus padres emigraron para buscar trabajo y un futuro mejor para su familia.
El documental se estructura a partir de entrevistas a las protagonistas donde narran, bajo su particular perspectiva, cómo vivieron aquellos años y qué supuso en sus vidas la marcha de sus seres queridos. Se convierten en una memoria de ese otro exilio que fue la emigración económica.
Barbancho, el director, remarca la importancia que las propias mujeres tienen en el resultado final de su documental: “Me he sentido muy cómodo, muy satisfecho con el resultado. Yo tenía claro lo que quería contar pero tenía un elemento sorpresa que eran las mujeres. Y en honor a la verdad hay que decir que son ellas, las que han hecho todo el trabajo”.
Juan Ramón Barbancho conoce sobradamente el campo audiovisual gracias a sus trabajos, durante 25 años, como comisario de exposiciones y ensayista. Su campo de investigación han sido las relaciones entre el arte, la política y la sociedad y precisamente en este marco entra su primer documental Penélopes. Guardianas de la memoria, “dentro de este interés he cambiado de formato para poder articular un canal a través del cuál puedan hablar las que nunca lo han podido hacer o lo hicieron de una forma sesgada
El documental de 25 minutos cuenta con la dirección de fotografía de Neil Montgomery. “Es importantísimo resaltar el trabajo que ha hecho Neil, de filmación y montaje. No sólo porque es impecable sino porque ha sabido traducir en imágenes qué es lo que yo quería y cómo lo quería”.
Penélopes. Guardianas de la memoria  ha contado con la producción de Sierra Centro de Arte (a través de una beca de residencia de artistas) y la filmación y postproducción de Neil Montgomery. Cuenta con la colaboración de La Fragua Artist Residence y de la Fundación Audiovisual de Andalucía. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario