26 oct. 2011

Rafael Sanz Lobato

Rafael Sanz Lobato nació en Sevilla en 1932. 
En 1964 ingresó en la RSF de Madrid abandonándola unos meses después. En 1966 volvió, junto a otros fotógrafos como Carlos Corcho, Sigfrido de Guzmán, Nieto Canedo o Donato de Blas, con los que creó el grupo La Colmena. En 1972 participó en la creación del Grupo-5, junto a Corcho, Vila Masip, Sanchis Soler y Juan Antonio Sáenz. Pionero del reportaje humanista de raíz antropológica, Sanz Lobato es uno de los miembros más importantes y olvidados de la llamada Escuela de Madrid.
La gente de los pueblos de la España de entonces le recibía con amabilidad. Nunca tuvo ningún percance. Le permitían que hiciera sus fotos sin pedir nada a cambio. Y jamás les daba indicaciones. “Nunca he manipulado ni alterado lo que estaba ocurriendo. Se nota. Lo huelo a tres kilómetros. Cuando veo fotografías en las que percibo esa manipulación, me enfado muchísimo. Y lo veo muchas veces”.
Los impedimentos físicos no le restan entusiasmo. Su última excursión le llevó a a Piornal, al noroeste de Cáceres a la fiesta del Jarramplas. “Es una fiesta de origen remoto en la que se trata de castigar al ladrón de ganado, el Jarramplas. La costumbre, que persiste, era tacarle con nabos. Jarramplas sale con una prótesis que pesa 43 kilos, una máscara de resina de 11,5 kilos. Lleva protección en muslos, brazos, tobillos. Le lanzan nabos con tal intención asesina que el Jarramplas tarda más de 15 días en recuperarse de las magulladuras. El tema es que ya no puedo salir a darme esos trotes”.
El Ministerio de Cultura ha concedido el Premio Nacional de Fotografía de este año 2011 a Rafael Sanz Lobato. Según el acta del Jurado, que le ha concedido el premio por unanimidad, "su obra constituye un puente entre la nueva vanguardia neorrealista de la posguerra y los métodos de observación fotográfica posteriores al 68". Sanz Lobato (Sevilla, 1932) pertenece a una generación de fotógrafos forjados durante el franquismo, sin medios donde publicar su obra y que tuvieron como paraguas a las sociedades y colectivos fotográficos. 
Desde sus comienzos, Sanz Lobato desarrolló una fotografía centrada en escenas costumbristas del campo, las ciudades de las provincias, las tradiciones festivas y el retrato. En 2003 recibió la Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes por el conjunto de su obra documental antropológica.
Su tema es la transformación del mundo rural tradicional y las culturas populares, que enlaza con el problema del neorrealismo, pero en una época en que su trabajo se despliega como la memoria de un mundo que desaparece. "Su trabajo adopta un método de observación antropológica que tendrá múltiples consecuencias", justifica el jurado. "Asimismo su enfoque documental actualiza el lenguaje fotográfico e influye en el fotoperiodismo contemporáneo".
Más info en:

No hay comentarios:

Publicar un comentario