23/7/2014

"The Kings of Summer" de Jordan Vogt-Roberts, 2013.

 
"The Kings of Summer", nuestra cabaña, nuestras reglas



Con algo de retraso, pero esta semana llega a nuestros cines The Kings of Summer, la primera incursión en el cine de Jordan Vogt-Roberts. Esta película, que cosechó buenas críticas tras su paso por el Festival de Sundance 2013, viene envuelta en un caparazón de comedia dramática que retrata el paso de la adolescencia a la temida y ansiada madurez.
Si bien el argumento puede estar trillado y pecar de demasiado convencional, aun así es una peli bien hecha. La música, el entorno y las interpretaciones encajan a la perfección con la historia y hace que todo fluya en perfecta armonía durante sus 90 minutos de duración. De hecho, ha llegado a ser considerada como la ‘Cuenta conmigo’ (1986) de este siglo debido a su frescura, fotografía y esa manera sutil de reflejar esa pérdida de la inocencia y desencanto con todo aquello que te rodea.
El reparto lo encabezan tres jóvenes caras no muy conocidas en la gran pantalla, pero que se desenvuelven con una naturalidad y espontaneidad que te meten en la historia y hacen que termines formando parte de ella. Joe (Nick Robinson), Patrick (Gabriel Basso) y Biaggio (Moises Arias) son tres adolescentes que, cansados de que sus familias les digan cómo tienen que vivir, deciden independizarse y huyen al bosque donde construirán una cabaña que les permitirá vivir tal y como quieren.
¿Huir es la solución? 
Estoy completamente segura que alguna vez has sentido unas ganas irrefrenables de huir y romper con todo. En muchas ocasiones pensamos que esta opción sería la solución a nuestros problemas. Alejarnos de aquello que nos duele, incomoda o hace infelices no hará que desaparezca, pero sin duda es mucho más fácil ignorar aquello que no vemos.
Sin embargo, nuestros protagonistas también se darán cuenta que hasta en lo más profundo del bosque la vida tampoco es fácil y que, por mucho que huyas del entorno que te rodea y de tu realidad, esta te acaba encontrando tarde o temprano y tendrás que luchar contra ella, porque es la única manera de seguir adelante.
The Kings of Summer es un film que sin duda se deja ver y que te traerá más de un recuerdo que creías olvidado sobre tus años de adolescencia a través de escenas de lo más cómicas e hilarantes gracias al excéntrico Baggio y grandes momentos musicales que, junto con el retrato de la naturaleza en estado puro, le aportan un toque casi mágico cargado de verdadera melancolía. 
En la cabaña puede que tus amigos  te fallen, puede que encuentres el amor y hasta es posible que te rompan el corazón. ¿Estás dispuesto a correr el riesgo?  

Kauri - RC Design 3

 

Los responsables del estudio Kauri fabrican piezas de mobiliario únicas, hechas con maderas que no procedan de malas prácticas forestales. “Cada mueble tiene un número de identificación que acredita la trazabilidad de todo el proceso”. Desde el árbol empleado hasta el nombre de la persona que ha trabajado la madera.
“Somos artesanos que apuestan fuerte por el diseño”.
www.kauri.eu



Objetivo: 
La madera es un material hermoso , una materia prima renovable, un recurso natural, procede de los árboles y puede ser reutilizada y reciclada. Su producción y eliminación no contaminan y muy importante, cuando la madera procede de un bosque bien gestionado y lleva un certificado forestal exigente como el FSC, es sin duda el material más ecológico. Es posible usar madera conservando los bosques y protegiendo el medio ambiente.
Nuestro objetivo: ofrecer productos fabricados cuidando de nuestro entorno con un material reciclable, renovable y natural, sin residuos contaminantes, apostando por productos sostenibles, respetuosos con el medio ambiente y con un cuidado diseño. 

Maderas:
Como base principal de nuestro proyecto usamos madera nacional, ya que así evitamos los efectos que el transporte tiene sobre el clima y promovemos el desarrollo económico en el medio rural. Centramos así nuestra producción en madera de Haya, Pino, Castaño, Roble, Fresno y Olivo.
La belleza de la madera está también en su “imperfección”. La madera de un mismo árbol no es toda igual, presenta variaciones de color, veteado, restos de nudos, etc... ya que cada árbol crece en un entorno y bajo unas características diferentes, esta variabilidad hace que cada pieza sea única en el mundo.
La madera que usamos está escogida según el grado de amenaza, la región del planeta de donde proceden, de la existencia o no de problemas en sus bosques y de su certificación FSC y PEFC. Son maderas aceptables y recomendadas que no proceden de malas prácticas forestales, talas ilegales o destrucción de bosques primarios.  

"La deforestación es uno de los grandes problemas medioambientales globales. Según la organización ecologista WWF, si no se toman medidas, desde hoy hasta 2050 se perderán 2,3 millones de kilómetros cuadrados de bosque, una superficie superior a la de México. Pero cada vez hay más iniciativas que abogan por un uso sostenible de los bosques, capaz de reducir e incluso revertir esta tendencia. Y cada vez más consumidores tienen en cuenta estas iniciativas a la hora de comprar muebles y suelos de madera."


Distinción de calidad: 
Cada árbol y cada diseñador son únicos, tendrás información y certificado de unicidad de tu producto, gracias a esto sabrás:
-diseñador
-madera utilizada
-unidad de producción
Obteniendo con esto un número de identificación que hará que cada producto se unívocamente único.
Más info, consultas y pedidos en:
www.kauri.eu

15/7/2014

Antonio M. Xoubanova "Casa de Campo" en CFC Bilbao.

 Exposición de Antonio M. Xoubanova "Casa de Campo" en el Centro de Fotografía Contemporánea CFC de Bilbao hasta el 30 de julio.
http://www.cfcbilbao.com/casa-de-campo/

Con una extension de 1700 hectáreas, cinco veces mayor que el central Park de New York o el Hyde Park de Londres, la Casa de Campo es el mayor bosque de Madrid. Situada en un margen de la ciudad, frente al Palacio Real, fue propiedad de la realeza, que la usaba como coto de caza, hasta que durante la Segunda República el Estado la cedió al pueblo de Madrid. El 1 de mayo de 1931, 300.000 madrileños entraron en tromba para celebrarlo; fue la primera vez en la historia que el pueblo llano pisaba este recinto.Desde entonces, la Casa de Campo es un parque público.

La amplitud del espacio, donde pueden encontrarse a varios kilómetros de distancia del próximo lugar habitado o carretera transitable, y sus múltiples recovecos, les permite desarrollar sus rituales con la tranquilidad que necesitan. Por el territorio se multiplican los restos, señales que reflejan una actividad espiritual difícil de interpretar. Para el investigador, el transeúnte o el intruso, el hallazgo arqueológico indica siempre lo mismo: alguien estuvo aquí, alguien hizo esto. Aquí ocurren cosas.

Hay cosas que uno tiene que hacer solo y al aire libre. No vamos aquí a decir cuáles: cada cual tiene las suyas. Para poder existir, los seres de este bosque necesitan de una zona de penumbra social que permite la interacción con otros individuos, al modo de un cine, quizás porno. El hábitat es óptimo para ello: un espacio natural que no está desierto pero al mismo tiempo está lo suficientemente alejado de la autoridad y sobre todo de la gente. En la Gran Vía no te pueden violar, ni seguramente en el Himalaya. Aquí sí, y esa es la condición para la proliferación de esta especie. En 1800, entrar a la Casa de Campo estaba castigado con 200 azotes, y algo hay todavía de eso.
El habitante de la Casa de Campo, como se ha desprendido ya de su parte vulnerable, no teme andar solo por un bosque. Aun corriendo el mismo peligro, lo que diferencia a la fiera del bosque del viajero que teme adentrarse en él, es precisamente eso: la falta de miedo.

Dicen que las almas de los recién difuntos pasan por el Cerro Garabitas antes de abandonar Madrid. Sin embargo, algunos deciden quedarse, o quizás no toman nunca la decisión y se quedan cual mendigos en la estación de autobuses, que al principio pedían para el billete y después ya no saben para qué pedían, y deambulan eternamente por el purgatorio de la Casa de Campo.
Todo lo que quieren es que los dejen en paz.

Texto © Luis Lopez Navarro

http://www.blankpaper.es/content/casa-de-campo
Con una extension de 1700 hectáreas, cinco veces mayor que el central Park de New York o el Hyde Park de Londres, la Casa de Campo es el mayor bosque de Madrid. Situada en un margen de la ciudad, frente al Palacio Real, fue propiedad de la realeza, que la usaba como coto de caza, hasta que durante la Segunda República el Estado la cedió al pueblo de Madrid. El 1 de mayo de 1931, 300.000 madrileños entraron en tromba para celebrarlo; fue la primera vez en la historia que el pueblo llano pisaba este recinto.
Desde entonces, la Casa de Campo es un parque público.
Cerrado en su mayoría al tráfico rodado, el hábitat ofrece todo lo que una especie necesita para prosperar: tranquilidad, bosque donde esconderse, pequeña fauna -conejos- y agua, que brota de sus numerosas fuentes. Gracias a estas excelentes condiciones, en la actualidad el ecosistema de la Casa de Campo está poblado por una especie escurridiza y difícil de observar que trataremos de describir a continuación.
Estos pobladores del bosque han sido descritos de muchas maneras, y los testimonios difieren. Hay informantes que refieren color translúcido, talla escasa y mirada torva, aunque en general los avistamientos han sido de espaldas y en huida, en impresiones fugaces e incompletas. Los escasos documentos fotográficos que existen no permiten tampoco sacar conclusiones generales. No se les conoce lenguaje, aunque debido a su naturaleza esquiva no es descartable que lo tengan y simplemente renuncien a utilizarlo con el extraño. Son de comportamiento desconfiado y a ser posible nunca se muestran. Sin embargo, casi siempre se puede concluir que ESTAN AHÍ. Esta sencilla estrategia de no ser vistos pero sin embargo imponer su presencia es lo que les ha garantizado la supervivencia, al igual que a muchas tribus aún ignotas del Amazonas brasileño.
En cuanto a su comportamiento social cotidiano, los habitantes de este bosque están mayoritariamente a lo suyo, que nadie sabe muy exactamente qué es, pero que tiene en apariencia profunda relación con lo ritual y místico. En general viven en grupos familiares pequeños, itinerantes y no emparentados entre sí, que en ocasiones se congregan para ciertos rituales de apareamiento, caza o cosas simplemente raras. Dada la escasez de información, tampoco se puede decir que sean buenas personas.
La amplitud del espacio, donde pueden encontrarse a varios kilómetros de distancia del próximo lugar habitado o carretera transitable, y sus múltiples recovecos, les permite desarrollar sus rituales con la tranquilidad que necesitan. Por el territorio se multiplican los restos, señales que reflejan una actividad espiritual difícil de interpretar. Para el investigador, el transeúnte o el intruso, el hallazgo arqueológico indica siempre lo mismo: alguien estuvo aquí, alguien hizo esto. Aquí ocurren cosas.
Es importante comprender la naturaleza dimensional de estos seres: cada individuo translúcido que habita la Casa de Campo es en realidad la parte oscura, incierta y libre de un madrileño; el resto de la persona vive en Madrid una vida normal de perfil bajo como administrador de sistemas o guardia de seguridad, y se disgrega o reunifica con su lado oscuro mediante el transporte público, en general el metro.
Hay cosas que uno tiene que hacer solo y al aire libre. No vamos aquí a decir cuáles: cada cual tiene las suyas. Para poder existir, los seres de este bosque necesitan de una zona de penumbra social que permite la interacción con otros individuos, al modo de un cine, quizás porno. El hábitat es óptimo para ello: un espacio natural que no está desierto pero al mismo tiempo está lo suficientemente alejado de la autoridad y sobre todo de la gente. En la Gran Vía no te pueden violar, ni seguramente en el Himalaya. Aquí sí, y esa es la condición para la proliferación de esta especie. En 1800, entrar a la Casa de Campo estaba castigado con 200 azotes, y algo hay todavía de eso.
El habitante de la Casa de Campo, como se ha desprendido ya de su parte vulnerable, no teme andar solo por un bosque. Aun corriendo el mismo peligro, lo que diferencia a la fiera del bosque del viajero que teme adentrarse en él, es precisamente eso: la falta de miedo.
Dicen que las almas de los recién difuntos pasan por el Cerro Garabitas antes de abandonar Madrid. Sin embargo, algunos deciden quedarse, o quizás no toman nunca la decisión y se quedan cual mendigos en la estación de autobuses, que al principio pedían para el billete y después ya no saben para qué pedían, y deambulan eternamente por el purgatorio de la Casa de Campo.
Todo lo que quieren es que los dejen en paz.
- See more at: http://www.blankpaper.es/content/casa-de-campo#sthash.LxnAZrWC.dpuf http://www.blankpaper.es/content/casa-de-campo









“Alguien estuvo aquí, alguien hizo esto. Aquí pasan cosas.”
Casa de Campo es una fábula fotográfica firmemente enraizada en la realidad del parque público más grande de Madrid. La Casa de Campo ocupa en la zona oeste de Madrid una superficie cinco veces mayor que la del Central Park neoyorquino. Entre 2008 y 2012, Antonio M. Xoubanova recorrió las rutas de este bosque urbano examinando a las personas, animales y objetos que encontraba como si estuviera en un lugar poco común. De forma involuntaria, Xoubanova fue transformando esa realidad en una ficción narrativa.
Diseñado como un antiguo cuento de hadas, el libro se compone de cinco capítulos que hablan del amor, la muerte, los acontecimientos fugaces, los símbolos y la desorientación respectivamente. Examina lo simbólico y lo onírico a través de las interrelaciones entre los individuos, los animales y los seres animados e inanimados que confluyen en este espacio único. En su texto, Luis López Navarro plantea que para cualquier investigador, arqueólogo, curioso o antropólogo, sus hallazgos siempre serán los mismos: alguien estuvo aquí, alguien hizo esto. Aquí pasan cosas. 
Estos rastros fueron los que hicieron que Xoubanova regresase a la Casa de Campo durante varios años.

http://www.xoubanova.net/pages/casacampo.html
ISBN 9781907946400
Mack 2013
Cartoné con cubierta estampada
15 x 21 cm
144 páginas
72 imágenes en color
Texto: Luis López Navarro
Idioma: español/inglés 
40 €
"Casa de Campo" también estuvo expuesto en 2013 dentro de "Cityscapes", Centrocentro, Madrid. 
Exposición comisariada por Horacio Fernández. 

Monte de Estépar (Burgos) un proyecto contra el olvido y la desidia

 
En el verano de 2013 se localizó la fosa del monte de Estépar (provincia de Burgos), considerado por muchos como "símbolo de la barbarie fascista", ya que se calcula que allí hay entrerrados al menos 400 cuerpos. En atención a las demandas de las familias de las víctimas, la Coordinadora por la Recuperación de la Memoria Histórica de Burgos quiere excavar la fosa para poder cerrar las heridas que permanecen abiertas.

Espacio Tangente y la Plataforma de Artistas Antifascistas, colaborando con la Coordinadora por la Recuperación de la Memoria Histórica de Burgos, se han unido para acometer los gastos de dicha excavación. Juntos han organizado una exposición bajo el título "MONTE DE ESTÉPAR. Exposición en apoyo de las víctimas del franquismo. Reivindicando la memoria de sus luchas" y han puesto en marcha una campaña de crowdfunding para financiar la excavación. La recompensa para todo aquel que colabore será obra de la citada exposición.
http://www.montedeestepar.org/

http://goteo.org/project/monte-de-estepar
http://artistasantifascistas.wordpress.com/
 Monte de Estépar, una exposición en Espacio Tangente (Burgos).
El próximo 21 de julio comenzará la exhumación de las fosas comunes de la Guerra Civil localizadas en Estépar, localidad a pocos kilómetros de Burgos. Un paraje dónde están sepultados más de 300 personas desde 1936 y en el que, supuestamente, se encuentran los restos del músico Antonio José Martínez Palacios. Un terreno que ha sido utilizado en diferentes ocasiones para la extracción de grava y en el que varios estudios han confirmado la presencia de restos humanos.
La iniciativa es fruto de la colaboración entre la Coordinadora por la Recuperación de la Memoria Histórica de Burgos y el Espacio Tangente Centro de Cultura Contemporánea. Continúa la labor de El lugar que ya no está. La represión franquista en Burgos, documental que recoge testimonios de testigos y familiares sobre el impacto que causó la Guerra Civil y la dictadura en la provincia. Una primera aproximación al tema dónde el trabajo de investigación y el contacto directo con las personas predecían las intenciones de la siguiente intervención. 
Monte de Estépar, en este caso, se centra únicamente en la exhumación de la fosa común. Es un proyecto multidisciplinar que combina la acción artística con la científica para lograr su propósito: “Cerrar las heridas que todavía hoy permanecen abiertas en muchos descendientes y, al mismo tiempo, devolver la dignidad a quienes fueron impunemente asesinados y su memoria silenciada”, como explican en su página web.
Para recaudar los fondos necesarios para la excavación se ha lanzado una campaña de crowdfunding, además de organizar unas sesiones para informar a familiares e interesados sobre las posibilidades para apoyar el proyecto. El límite está en torno a los 14.000 euros, con un mínimo de 13.000 euros de los que ya se habían obtenido 5.270.  La respuesta ciudadana está siendo postivia, llegando a recibir noticias de personas relacionadas con la tragedia que se encuentran lejos y habían olvidado unos hechos que marcaron su vida. 
En Espacio Tangente, hasta el 13 de julio, tiene lugar una exposición colectiva con obras de 41 artistas que han colaborado en el proyecto. La selección de los integrantes en la muestra se ha llevado a cabo por la Plataforma de Artistas Antifascistas, Nuria Güell y el propio centro cultural, que coinciden en el valor del arte como un acto reivindicativo y libre, así como un artista comprometido y próximo a la realidad. El dinero que se recaude con las obras será para financiar el proyecto. 
 Móbido Jueves
 Noaz
Obra de Sergio Corral
Santiago Sierra

Durante las próximas semanas hay programadas dos visitas guiadas de la exposición (8 y  9 de julio), así como dos proyecciones de las piezas audiovisuales de mayor duración que figuran entre las obras de la muestra (16 y 17 de julio). 
El 21 de julio se procederá a la exhumación, para lo que un grupo de expertos y voluntarios se trasladará al yacimiento. Entre ellos, el antropólogo forense Francisco Etxeberría, de la Sociedad de Ciencias Aranzadi,  el antropólogo social Ignacio Fernández de Mata, de la Universidad de Burgos y el arqueólogo Juan Montero Gutiérrez de la Coordinadora por la Recuperación de la Memoria Histórica de Burgos.
La organización del proyecto continúa buscando ayuda e insiste en el valor que tiene esta acción para la memoria histórica de la región, lamentando que no haya tenido el impacto mediático suficiente. 

http://www.elconfidencial.com/cultura/2014-07-07/el-arte-de-desenterrar-300-cadaveres-de-lguerra-civil_156768/

5/7/2014

José Otero "Microacciones periféricas" en Galería Nuble (Santander)

  
Hacia el Mar del Norte: en busca de Marcel Broodthaers, 2013
Impresión con tintas pigmentadas sobre papel Lustre profesional. 41,5 x 54 cm.

http://joseaotero.wordpress.com/category/imagenes-textuales/microacciones-perifericas/




Panorámica de la sierra de Madrid, 2013
Impresión con tintas pigmentadas sobre papel Lustre profesional. 111 x 146 cm. 

Vista de la exposición en la Galería Nuble

"Microacciones periféricas", primera exposición individual del artista José Otero en la Galería Nuble, permanecerá abierta al público del 26 de junio al 18 de julio. En ella se reúnen los trabajos realizados en espacios periféricos, rurales y urbanos, del sur de Álava y norte de Burgos a lo largo de 2013 y 2014.

Con "Microacciones periféricas", José Otero explora los usos de territorios y de objetos cotidianos a través de intervenciones y acciones performativas. Uno de los ejes principales de su trabajo es la relación entre la imaginación romántica y el conceptualismo. Otro, la reducción y apertura simultánea del fragmento que plantea en la documentación de sus acciones en fotografías y micro-videos.


Fuente: http://www.fundacionsantandercreativa.com/web/evento-auna/microacciones-perifericas-de-jose-otero.html 

Microacciones periféricas, 2013
Impresión con tintas pigmentadas sobre papel Lustre profesional. 13,5 x 18 cm


La Filmoteca de Cantabria acogerá el próximo martes 1 de julio a las 20:30 horas una conferencia Jose Otero, titulada Un Paisaje Conceptual en la que el artista dibujará durante 45 minutos, con su voz y los movimientos de su cuerpo un amplio y a la vez preciso paisaje conceptual: El conferenciante se sentará frente a una mesa de aproximadamente 2m de longitud y 80cm de anchura, desde la que emitirá grupos de palabras, con pausas intercaladas, y proyectará imágenes en una pared situada a su espalda. A menudo girará la cabeza para comprobar si la imagen proyectada corresponde a la vista en la pantalla de su ordenador.
Esta actividad se enmarca en  la inauguración de la exposición de Otero titulada “Microacciones periféricas” en la Galería Nuble de Santander el jueves 26 de junio a las 20:00 horas. Además se incluye en el programa de apoyo a galeristas y artistas de Cantabria puesto en marcha por el Gobierno de Cantabria.
Es la primera exposición individual del artista José Otero en dicha galería santanderina. En ella se reúnen los trabajos realizados en espacios periféricos, rurales y urbanos, del sur de Álava y norte de Burgos a lo largo de 2013 y 2014.  

Fuente: http://www.palaciofestivales.com/es/?p=4045

 José Otero durante su conferencia en la Filmoteca de Cantabria con una imagen de Bas Jan Ader de fondo hablando soble el trabajo "In Search of the Miraculous" de 1975.
José Otero y una pieza del artista Simon Starling de fondo durante su intervención.

Sara Munguía "Tierra de Campos"

 Tierra de Campos. Instalación (video HD 12' loop LCD screen, objetos). 2012-13.

Tierra de Campos es una zona de paisaje característico llano y desértico de Castilla y León. Los palomares, en proceso de desaparición por el desuso debido al abandono de los pueblos desde los años 60, son referentes visuales de este paisaje inhóspito. A partir de estancias en este área, se realiza una investigación sobre el cambio formal e ideológico en el entorno rural a partir de la representación de un emplazamiento concreto y de una construcción obsoleta como es el palomar, perteneciente a otro modo de producción y de vida, centrándose en el cambio hacia una forma no concreta. El proyecto final se traduce en una instalación estructurada en dos partes: los tres vídeos de corta duración presentados como ensayo visual sobre la idea y varias maquetas realizadas a partir del escaneo e impresión en 3D de reproducciones de palomares ya existentes hechas en barro, traspasándolas a un material persistente en el tiempo.  
-
Tierra de Campos (Land of Fields) is an isolated area of the interior of Spain. The dovecoats, which progresively are being abandoned since the 60’s,  are the iconic referents of this desertic landscape.  The project deals with the social and ideological change from the rural ways of living. It makes a comparison with the change that was there and still is and what we are living now: the dovecoats turn into something non defined, showing our uncertain possibility of visualizing future.

http://www.saramunguia.com/tierra-de-campos/