22 may. 2015

Programa del MisaMix



MisaMix es una jornada cultural en Güimil, una pequeña aldea del rural gallego. Queda cerca de Ponte do Porco, por donde pasa el camino inglés y donde sucedió la leyenda de Roxín Roxal, en el Concello de Vilarmaior

Tendrá lugar el próximo 31 de Mayo de 2015.
Evento en facebook

Una iniciativa de RuralC, Discos do Comaro y vecinos de Güimil.


El objetivo de este encuentro es fomentar las redes comarcales e intercomarcales a través de una serie de actividades culturales.


Durante todo el día habrá comida y bebida. 

Tendremos a lxs peques al cuidado de la asociación Artesans da Innovación.

La jornada comenzará a las 11.00 de la mañana con un paseo guiado por Federico Flesfa Dublé por el río Lambre y los molinos de Güimil.

 

13:30 -14:30 - Alborada electrónica
La alborada es una forma musical que si cuanta por la mañana y al aire libre.

15:30 -16:30 - AldaoLado
Un espectáculo de poesía.
En palabras de Diego Ameixeiras: Aldaolado están a favor de romper con el estereotipo de la poesía entendida como alarde gimnástico de minorías ilustradas. Juegan libremente a la desmitificación, incitan al combate expresivo. Lado y Aldao son de esas poetas a ranas del suelo que disparan versos para cantar Victoria entre los escombros, para que una se convenza de que en esa noche debe regresar el el más tarde posible la casa. De esas poetas que prescriben medicación entusiasta para continuar en malos pasos, de esas poetas que en los obligan a salir fuera de una vez y que sienta algo semejante a la emoción del delantero suplente que marca el gol decisivo".





16:30 -17:30 - "Sentidos olvidados, sentidos recuperados"
Una sobremesa con Maruxa Quiroga
Experta en temas relacionados con los alimentos y doctora en percepción sensorial. Apasionada por la interacción cencia-artes que nos traerá una propuesta sensorial experimental sonora para la degustación de los licores en una cata a ciegas.


17:30 -18:30  - 
Subasta crowdfunding de productos de la comarca.


19:00 -20:00 - Amargo Sueco
Dueto de teatro musicado con mucha sátira. Versionean clásicos musicales.
El incongruente y el insólito, el no y el , el y el no.



 
20:00 -21:00 - Cuerpo Astral
Su música fusiona clásicos tradicionales con lo más actual de todos las demás estilos, mostrando que el tiempo y el espacio no existen.
A través de la escucha mística podrás adivinar el centro de casi todo el que no se ve.





Organizan:


Rural Contemporánea. Nosotrxs.
Colectivo de acción social implicado en la valorización y visibilidad del Medio Rural a través de su proyecto Rural Contemporánea. Desde la sua asociación abordan diferentes problemáticas existentes en el medio rural utilizando la creatividad como herramienta de participación comunitaria y los imaginarios tradicionales como como forma de propagación de conocimiento. Más en 


Discos do Cómaro
Sello discográfico. Su trabajo se centra en la recogida y análisis de material sonoro desde el siglo XIII, aunque se desconoce claramente su origen. De este sello forman parte bandas asentadas en la Galicia rural que usan la electrónica y reinterpretan la tradición y la cultura de nuestros antergos.


Sonoriza:  Flesfa Entertaiment System by Federico Flesfa 
 

Colaboran: 

Artesáns da Innovación es una entidad facilitadora de innovación y creatividad como vehículo para la participación ciudadana en sus diversos planos: cultural, artístico,  formativo, de ocio…  Más en: http://semillasdeinnovacion.wordpress.com/

Casa Pousadoira  www.pousadoira.com

Casa de Turismo Rural. Proyecto de recuperación y puesta en valor de una explotación agrícola familiar de Galicia.

Muiño net-o.
Asociación que tiene entre sus objetivos la difusión de las  tecnologías en el medio rural, el desarrollo comunitario y la participación social.
http://muinhonet-o.blogspot.com.es/

Luar: Queixos e mermelos. Irixoa.

Pan do tres:  Familia tradicional panadera en activo dende 1955 que conta cun amplio recoñecemento no mundo da panadería artesana galega. 

Inais:  Empresa especializada en servicios de montaje de estructuras de aislamiento. http://inais.es

Print Betanzos: centro de impresión, diseño, encadernación, plastificado, impresión de camisetas, rotulación con vinilo, etc.

Millo e Landras:
Finca de agricultura y ganadería ecológica situada en el  centro de la Provincia de A Coruña. Venden productos a grupos  de consumo y en mercados ecológicos locales. Tienen producción de   hortaliza de temporada, Porco Celta, Ovella Galega, Polo y  Galiña de  Mos, burros para trabajo y caballos para hacer abono.
http://milloelandras.blogspot.com



Os esperamos. 

 

18 may. 2015

Marta Fernández Calvo "Menguante de la luna de enero"







 "En mi casa se hablaba de la luna y el abuelo estaba en el pueblo o en Logroño porque se acababa el creciente o porque tenía que hacer aquello que sólo podía hacerse mientras la luna estuviese nueva.
Floren es un campesino que vive en Santa Lucía de Ocón (La Rioja). Un mes de agosto, hace siete años, nos invitó a un grupo de artistas que estábamos trabajando en el pueblo a tomar algo en su bodega. Nos sentamos todas en la mesa que tiene a la entrada, bajo el emparrado. Él bajaba y subía las escaleras para darnos a probar su vino, su chorizo que había hecho él mismo y el agua que había recogido en el menguante de la primera luna de enero. El agua que no se pudre".

Presentamos "Menguante de la luna de enero", una acción desarrollada por Marta Fernandez Calvo entre La Rioja y Madrid que podrá degustarse en Galeria Alegria entre el 11 de abril y el 16 de mayo.

Es la primera parte de "Asoman las raíces", un ciclo de dos propuestas específicas pensadas por Marta Fernández Calvo y Begoña Olavarrieta G. para la planta baja de la galería, con las que ésta inicia su nuevo programa Undershows.

Partiendo de este espacio subterráneo, las dos artistas han trabajado con elementos sustanciales de un mundo natural no siempre visible, en consonancia con la especificidad del lugar para el que han creado sus piezas.

La construcción moderna del conocimiento en torno a la naturaleza se enfrenta aquí al diálogo con otros saberes, populares o ficticios, que introducen la duda sobre aquellos dictaminados y normalizados en conjunción entre poder y ciencia. Estos otros conocimientos poseen la capacidad de expandirse con la fuerza inasible del rumor, equiparando inteligencias y produciendo nuevos sentidos y subjetividades a su paso. Hacen entrar en escena una condición inesperada que deja pocas posibilidades a lo estanco; un estado de movimiento y cambio continuos, de inconformismo, que nos recuerda al de esas raíces que se empeñan en abandonar el subsuelo y crecer hacia arriba. Se asoman por las grietas que anuncian la desaparición de un terreno lo suficientemente firme para contener la pulsión de esta anatomía que se desplaza.

El título del conjunto es un verso prestado de un poema de Jaime Gil de Biedma que, al igual que estas propuestas, nos habla de la vuelta a los orígenes, del reencuentro con lo biográfico, lo familiar y aquello que nos acompaña de manera silenciosa.

---


Marta Fernández Calvo

Riojana de nacimiento, estudia Bellas Artes en la Facultad de Bellas Artes de Cuenca y realiza su tesina doctoral como investigadora del Ministerio Italiano de Cultura en Venecia.

Durante los últimos once años, ha vivido en Italia e Irlanda y ha desarrollado su práctica a nivel internacional en Sudáfrica, Senegal, Marruecos, Irlanda, Italia y España. Su trabajo ha formado parte de exposiciones como 'No Soul for Sale' en la Sala de Turbinas de la Tate Modern de Londres, 'Utopia Station' comisariada por Molly Nesbit y Rirkrit Tiravanija para la Bienal de Venecia, 'Do it' comisariada por Hans Ulrich Obrist y Stefano Boeri para la Fundación Bevilacqua La Massa de Venecia o 'Influx, Reflux, Reflex' en el Centro Cultural La Regenta (Las Palmas de Gran Canaria) y la Galería Nacional de Johannesburgo.

Ha recibido el apoyo de instituciones nacionales e internacionales entre las que destacan: la Embajada de España en Sudáfrica, el Instituto Cervantes, el Ministerio de Cultura, ACE, Gobierno de La Rioja, Via Farini y Fabbrica del Vapore (Milán), Nirox Foundation (Johannesburgo), Ministerio Italiano de Asuntos Exteriores y Fundación Arthur Cravan (Milán).

La relación de la artista con Madrid comienza en 2013, a raíz de su participación en la exposición 'Hacer en lo cotidiano' comisarida por Beatriz Alonso para la Sala de Arte Joven de Madrid. A esta exposición le siguen: 'Andar por casa' en el Salón de Ángela Cuadra, '2cm y medio' en Arte y Desarrollo, 'Mudanza' en el contexto doméstico del colectivo Indisciplinadas, IDEM vis-à-vis en Swinton & Grant con motivo de Circuitos. Desde el pasado mes de enero vive en Madrid, se escapa a La Rioja y se acuerda de Dublín. Actualmente disfruta de una mini-residencia gastronómica en Sándwich Mixto (puesto nº19 del mercado de Antón Martín).

---
Asoman las raíces:

1/2 Marta Fernández Calvo. Menguante de la luna de enero.
Inauguración: 11/04, 11h - 14h30
Exposición: 13/04 - 16/05. M-V: 14h30-20h. S: 11h-14h30

2/2 Begoña Olavarrieta G. de palo
Inauguración: 23/05
Exposición: 25/05 - 20/06

Comisariado por Beatriz Alonso



Más info en las páginas:
http://www.martafernandezcalvo.com/
http://alonsobeatriz.com/
http://www.galeriaalegria.es/exposiciones.php?estat=3













 Acto de clausura el sábado 16 de mayo con la presencia de muchos artistas como Isidro López Aparicio, Daniel Sivo, Eva Morales, Javier Cruz, Rubén M. Riera, etc...

Atín Aya

 











Si la clase obrera se ha extinguido, aquí están los últimos especímenes. Hombres y mujeres del sur, personas de una absoluta importancia marginal, que fueron el objetivo de la corta vida de Atín Aya (1955-2007), mientras peleaban por exprimir los frutos de la tierra y del mar para seguir penando. Fue fotógrafo en blanco y negro en un país que no conseguía coger color. Se interesó por los protagonistas de la parte de atrás de la historia, los de la España sin Transición, los que no lograron pasar de la humildad y la escasez al bienestar. Alberto Rodríguez, director del filme La isla mínima, y su director de fotografía, Alex Catalán, encontraron en el trabajo del fotógrafo sevillano honda fuente de inspiración, sobre todo, en las imágenes de las marismas del Guadalquivir.












Atín Aya falleció en 2007. Fotógrafo, retrató en blanco y negro un país que poco a poco cogía el color en la Transición tras décadas de oscuro franquismo. Andaluz, ahondó en el alma de la gente de las marismas, en los pobladores que superaban las calamidades de una zona agreste y bellísima. Aya murió con 52 años y no sabrá lo que influyó en el alma de dos cineastas, el realizador Alberto Rodríguez y el director de fotografía Alex Catalán, que en el año 2000 vieron una antológica suya. Rodríguez y su guionista habitual, Rafael Cobos, escribieron un tratamiento en 2004, lo metieron en un cajón y rodaron Siete vírgenes. Así nació la semilla de La isla mínima, el thriller que anoche se llevó 10 estatuillas en la 29ª gala de los Premios Goya, confirmando la sensación de favorita que arrastraba desde el día de la lectura de las candidaturas.

http://cultura.elpais.com/cultura/2015/02/08/actualidad/1423356538_096683.html

27 abr. 2015

Flor de eucalipto




"Sus flores son blancas y solitarias con el cáliz y la corona unidos por una especie de tapadera que cubre los estambres y el pistilo (de esta peculiaridad procede su nombre, eu-kalypto en griego significa "bien cubierto") la cual, al abrirse, libera multitud de estambres de color amarillo. Los frutos son grandes cápsulas de color casi negro con una tapa gris azulada que contiene gran cantidad de semillas. "

23 mar. 2015

Nuevas manos para cultivar la tierra en desuso de conventos capuchinos


 Dos casos en los cuales nuevas manos cultivan los huertos de conventos capuchinos, en este post hablamos del caso del convento capuchino de Estella en Navarra donde jóvenes de la localidad toman las riendas del cultivo de una forma respetuosa con el medio, y el del convento de El Pardo en Madrid donde jóvenes en riesgo de exclusión social trabajan también la tierra ofreciendo productos de calidad.


El adiós anunciado en mayo es una realidad y los capuchinos han dejado su convento de Nuestra Señora Rocamador de Estella (Navarra), donde permanecía en los últimos tiempos una pequeña comunidad de tres religiosos. Se han ido pero no han cerrado unas puertas que permanecerán abiertas a la ciudad con proyectos distintos. Nuevas manos cultivan las huertas junto a las edificaciones adosadas a la ermita-iglesia que abastecieron durante décadas la congregación. Las de los jóvenes de Estella y su entorno con los que han alcanzado un acuerdo de gestión cuyos frutos se ven ya estos días con los primeros productos de la temporada. 

Constituidos en cooperativa, pueden explotar las tierras -y poner en marcha así una iniciativa de autoempleo- sin pagar nada por ello. A cambio sí hay un compromiso con sus propietarios, el de mantener en buenas condiciones todo el exterior, una amplia superficie de casi 3.000 m2 de huertas a las que se suman los jardines. Se trata -explica Erik Ruiz Luzuriaga, parte de este grupo- de un lugar emblemático para Estella que seguirá así estando cuidado.
Le acompañan en el proyecto Borja Etxeberria Fernández de Gaceo, Gorka Igual Peña y Jon Goikoetxea de Toro. Los cuatro integran Uztaldi, perteneciente a la cooperativa Denendako, que abarca diferentes frentes de actuación en la zona. Entre los 20 y los 26 años, han apostado por crear su propio puesto de trabajo. En ello están, tras coger las riendas de un espacio cultivado en su día pero sin explotar, salvo una pequeña parte, en los últimos tiempos. “Veíamos la situación laboral y nuestra filosofía es trabajar en lo que nos gusta. Pensamos que podremos sobrevivir con esto dignamente”, añade. 

Su idea encontró en los capuchinos el interlocutor necesario porque vieron en ella el fin social que no querían perder tras dejar atrás su convento. La huerta se queda en otras manos mientras que el edificio conventual se transforma ya en un albergue turístico de 56 plazas mediante la iniciativa de un particular con el que los religiosos han llegado también a otro acuerdo.
Tierras de cultivo y convento permanecerán, por tanto, en servicio. ¿Qué ocurre con la iglesia? Los capuchinos se han marchado y con ellos el culto diario, aunque la idea es mantener en el futuro algún tipo de presencia. Que no acabe por completo, aunque de forma puntual, el servicio espiritual a la ciudad a la que llegaron en el año 1901.

Los cuatro jóvenes trabajan de momento 2.000 m2 de las huertas, que ya están en producción. Les quedan otras dos de menor tamaño, con otros 800 para poner en marcha en los próximos meses. “Queremos fomentar un desarrollo sostenible con una oferta fresca de temporada y ecológica desde el punto de partida, un ciclo total que empieza desde la semilla. También autóctonos y para ello cooperamos con la red de semillas de Tierra Estella”, explica Erik Ruiz entre las tierras a las que acuden cada día y en la que han instalado un sistema de riego por goteo.


Les felicitamos por esta iniciativa y deseamos mucho éxito en su trabajo.

http://www.hermanoscapuchinos.org/actualidad/58/los-capuchinos-ceden-su-huerta-de-rocamador-a-jovenes-de-estella 
http://www.diariodenavarra.es/noticias/navarra/tierra_estella_valdizarbe/2014/07/19/los_capuchinos_ceden_las_huertas_convento_jovenes_estella_168094_1006.html


Un grupo de jóvenes estelleses ha creado una cooperativa agroecológica, Uztaldi, para la venta y distribución directa de los productos hortícolas ecológicos que ellos mismos producen, desde hace algunas semanas, en las emblemáticas huertas del Convento de Capuchinos, en la calle Carlos VII. La orden religiosa, que ya no está presente en la ciudad del Ega aunque tiene la intención de celebrar misas de forma puntual, ha cedido a estos jóvenes sus huertas (unos 2.500 metros cuadrados) a cambio del mantenimiento exterior de la zona y atraída sobre todo por “el proyecto social” que han emprendido, explican desde Uztaldi.
Erik Ruiz, Borja Etxeberria, Gorka Igual y Ion Goikoetxea, responsables de la iniciativa, han adecentado la zona después de varias semanas de trabajo e, incluso, ya han empezado a vender sus primeros productos a clientes que se acercan hasta allí o pequeñas empresas. “Acabamos de empezar, pero ya estamos sirviendo a cuatro o cinco bares, y a otros tantos establecimientos”, comenta Ruiz. Además, cada quince días preparan cestas variadas, con los productos de la temporada, para vender.
“Son todo productos ecológicos y autóctonos, lo que comían nuestros abuelos, y para ellos colaboramos con la Red de Semillas de Tierra Estella. Ahora mismo tenemos acelgas, pepinos, borrajas, lechugas, guindillas, alubia verde o calabacines”, apuntan. “Y, encima, tenemos la suerte de, en estos tiempos tan difíciles, poder trabajar haciendo lo que nos gusta y en un lugar emblemático, como es este de Capuchinos”. Estas cestas tienen un precio de 12 euros las medianas (para 1 ó 2 personas) y de 20 las grandes (para 3 ó 4 personas) y, de momento, ya tienen unas 25 familias apuntadas. “Dependiendo de la época del año, como es lógico, iremos cambiando los productos de las cestas”.
Uztaldi forma parte de la cooperativa de red integral de servicios Denendako, que se ha creado en la Vieja Lizarra y, además de apostar por los productos ecológicos y por un “desarrollo sostenible y una responsabilidad con el entorno”, se ha decantado por la venta directa, sin intermediarios. “La idea es incentivar los canales cortos de comercialización, fomentando también las relaciones cercanas y de confianza para construir un mercado más humano. Cualquier cliente puede venir aquí, mirar lo que hay, elegir lo que se quiere llevar...”, dicen. “Además, apostamos por desarrollarnos y vivir aquí, en nuestra ciudad, cuando mucha gente se tiene que ir fuera”.
De momento, la venta directa en las propias huertas, en el número 5 de la calle Carlos VII, se realiza por las mañanas. También se puede contactar con Uztaldi a través de las redes sociales (www.facebook.com/uztaldilizarra), correo (uztaldi@denendako.com) y el teléfono 628718916.
Paralelamente a esta iniciativa, otros promotores están habilitando el convento anexo para convertirlo en un albergue de peregrinos con capacidad para entre 50 y 60 personas. De hecho, el Camino de Santiago pasa prácticamente por la puerta de las instalaciones de los Capuchinos. Las obras se espera que estén listas para finales de verano o principios del otoño.


Este proyecto nace de la necesidad de lograr un empleo en condiciones dignas para los jóvenes que acompañamos desde las asociaciones implicadas en el mismo unida al deseo de recuperar la huerta por parte de la fraternidad capuchina del Convento del Pardo.
Tanto la gente de AFAS como de APOYO decidimos hace tiempo entrelazar nuestras vidas con las de otros y otras que por diversas razones se encontraban solos, en situación de pobreza y buscando oportunidades para remontar el vuelo.
Las razones que les habían llevado a la pobreza, diversas como la vida, algunos por la mala suerte de nacer al otro lado de la frontera, otros por decisiones equivocadas en un momento de su vida que les hizo perder el control de la misma otros por sentirse solos, por no encontrar un hueco en su familia tuvieron que crecer más rápido…
Nuestra apuesta es acogerles con lo que somos, nosotros y nuestra familia, con sencillez apostar por vivir juntos, superando dificultades, compartiendo alegrías, preocupándonos unos de los otros…
Ante la necesidad de trabajar y la realidad del mercado laboral, donde estos chicos y chicas debido a su baja cualificación y su falta de experiencia, solo acceden a trabajos muy precarios, decidimos poner en marcha la huerta hermana Tierra.
La familia de la Huerta.
Creando nuevos lazos entre nosotros al compartir la ilusión y responsabilidad de esta iniciativa, sabiendo que cada uno de nosotros debe poner lo mejor de si y trabajar de forma grupal para lograr que esta iniciativa se transforme en lo que juntos y juntas hemos soñado.
Logrando cinco empleos dignos cuando el proyecto este completamente implementado, a día de hoy se concreta en dos contratos de formación y aprendizaje indefinidos con un salario de 900 euros al mes.
Recuperando la huerta del Convento del Pardo, baldía en estos últimos años, recogiendo saberes tradicionales de una antigua sociedad agraria, combinados con avances tecnológicos. Fomento de posibilidades de empleo para personas en situación de pobreza.
Las familias del grupo de consumo
Al consumir de forma responsable, social y ecológica logran:
Consumir responsable; sabiendo que los trabajadores cuentan con unas condiciones laborales dignas y que en el momento que existan beneficios estos se invertirán en el propio desarrollo del proyecto, logrando un mayor impacto social del mismo.
Consumir social; sabiendo que este proyecto busca la promoción social de personas empobrecidas en nuestra sociedad.
Consumir ecológico, sabiendo que todo el proceso agrícola se realiza de forma ecológica con el máximo respeto tanto a la Tierra como a nosotros consumidores, con un impacto favorable en nuestra salud al consumir verdura y fruta saludables, fresca y de calidad.
Participando en actividades de familiares de sensibilización ecológica así como tareas elementales de la agricultura. Transmisión a las familias de los saberes de la tierra.
La Tierra.
Por el uso racional del terreno y la energía y el fomento de productos obtenidos con un modelo de agricultura respetuoso con un desarrollo sostenible. Recuperación para la producción agro-ecológica del terreno de la Huerta del Pardo. Superficie aproximada de 2,5 hectáreas.
La sociedad.
Con esta iniciativa se fortalece la arquitectura social tan necesaria en la articulación de una ciudadanía participativa, por un lado en la unión de las cuatro entidades promotoras del proyecto, AFAS, APOYO, Fraternidad Capuchina del Pardo y SERCADE.
Por otro lado con la participación de las familias en el grupo de consumo, apostando por un consumo consciente y vertebrador de la sociedad, que ofrece oportunidades en condiciones de igualdad a personas dispuestas a salir adelante.
Y el fortalecimiento del mercado local con lo bueno que el mismo ofrece de cara a la relación entre las personas de una misma comunidad.
http://huertohermanatierra.org/el-proyecto/


Esta fórmula de gestión pretende que inmigrantes de escasos recursos puedan materializar sus ilusiones desde el trabajo, la venta de productos ecológicos y el auto abastecimiento.

En las obras sociales de SERCADE (SERvicio CApuchino para el DEsarrollo) hay un punto de discusión muy habitual respecto a cómo lograr poner el apellido “franciscano” a nuestras acciones. ¿Cómo dotamos de una identidad propia a nuestros proyectos para no convertirnos en meros servidores sociales?
Sin esa reflexión podemos terminar supliendo la obligación del estado en dar respuesta a la pobreza y entendemos que ese no es el objetivo de una organización como la nuestra, sino más bien, nuestro objetivo reside en dar una respuesta particular y con un cierto significado a las “minorías sociales” que han quedado marginadas en el entorno de nuestras presencias.
El proyecto del -Huerto Hermana Tierra- nos acerca un poco más a ese significado. En él confluyen varias realidades o necesidades: la primera, la de dar una funcionalidad social a los espacios en desuso de cada fraternidad; la segunda, integrar en un ejercicio conjunto a las asociaciones y grupos que en torno a Capuchinos desarrollan su labor social; y la tercera y más importante, dar una respuesta creativa y eficaz a los colectivos más desfavorecidos, aquellos que caminan por el filo de la exclusión.
Aliou y Suleymane cruzaron hace unos años el Estrecho en una de esas barcas abarrotadas de sueños que cruzan hasta esta nuestra orilla en busca de una respuesta a la miseria que les tocó soportar en Guinea Conakry. Pasaron por algunos dispositivos de tutela y ahora, en su camino hacia la integración son los primeros beneficiarios del proyecto Huerto Hermana Tierra.
El convento de El Pardo, tras el cierre del seminario que funcionó en sus instalaciones, dejó en desuso la huerta de dos hectáreas que dio de comer a alumnos y frailes. Ahora, la fraternidad capuchina, la Asociación Franciscana de Apoyo Social, la Asociación APOYO y SERCADE, están trabajando conjuntamente para recuperar su uso para el cultivo de verduras ecológicas. La propuesta es que jóvenes en riesgo de exclusión como Aliou y Suleymane trabajen la tierra y comercialicen los productos entre consumidores locales.
El proyecto comenzó su andadura en junio y a fecha de hoy ya son 120 familias las que reciben su lote de productos ecológicos cultivados y recogidos por estos jóvenes y por un grupo de voluntarios que acompañan cada martes los frenéticos días de reparto. Son más de las que esperábamos para estas fechas, pero menos de los que necesitaremos en los próximos meses.
De momento ya es gratificante el simple hecho de acercarse a ese terreno en el que antes solamente pastaban unas pocas ovejas y ver como unas inmensas coles rosadas o unas escarolas excesivamente verdes crecen y dan color al paisaje del Monte del Pardo. Cuando estos días pasados veíamos esa imagen tan oportuna del campo de golf junto a la valla de Melilla abarrotada de personas, entendíamos como el uso de la tierra puede escenificar las respuestas que como sociedad damos a los retos de este mundo. Y mientras algunos prefieren dar respuesta construyendo alambradas más altas que nos distancian de la solidaridad, otros hemos preferido optar por construir un pozo de agua que ahora hace florecer gracias al esfuerzo de dos jóvenes africanos otro campo que no es de golf, pero en el que nos jugamos la partida de la exclusión.
Estamos todavía en una primera fase y los errores y la incertidumbre son parte de los ingredientes de esas cestas que distribuimos en varios puntos de la capital. Nos gustaría completar el cultivo y abarcar las dos hectáreas, llegando a ser autosuficientes e incluso ampliando el proyecto a otros lugares. De momento toca ver crecer estas primeras semillas, y pronto cultivar los productos de verano. Ojalá, además de construir murallas encontremos otras maneras de responder a los ojos de la pobreza, que no espera, que es real y que busca de nuestra solidaridad una respuesta a sus llamadas.
Texto: Xavier Parra para la revista Capuchinos Editorial.
Más información sobre el proyecto en la web: www.huertohermanatierra.org
http://www.sercade.org/actualidad/15/sercade-apoya-un-proyecto-de-inmigrantes-para-cultivar-tierras