10/11/2014

Juan Pablo Ordúñez (MawatreS) "Montes Bocineros" Bizkaia y otros proyectos






               


Montes Bocineros

Intro.
Se denominan montes bocineros (Deiadar-mendiak) a cinco cumbres del territorio de Bizkaia desde las cuales, mediante señales sonoras y luminosas, se convocaba las Juntas Generales del “Señorío de Bizkaia”, tradición que se remonta a los siglos XV y XVI.
Estos montes, repartidos estratégicamente por el territorio son: Kolitza (879 m.), en la comarca de Las Encartaciones; Ganekogorta (998 m.), sobre Bilbo; Gorbea (1.481 m.) sobre la comarca de Arratia-Nervión en el límite con Araba; Oiz (1.026 m.), sobre el Duranguesado; Lea Artibai y Urdaibai y finalmente Sollube (686 m.) sobre Bermeo, Urdaibai y el Txorierri.

Proyecto.
Cuando se abordan proyectos en los que la tradición ocupa el lugar inmediatamente anterior al significado hay que mantener la distancia precisa y concretar el momento exacto para que exista una verdadera aportación en vez de simple retórica o alardes inútiles.
Este tipo de trabajo demanda que el artista conozca la estructura cultural y sus hechos diferenciales lo bastante bien como para dibujarla con su propias herramientas; requiere conocer el uso y la costumbre para poder acceder a las historias adyacentes y ampliar su narración; y precisa del criterio estético y político que permita ofrecer actualizaciones respetuosamente viables de estas prácticas culturales. Necesita, en fin, del establecimiento de una retícula de trabajo en la que las coordenadas de espacio (distancia), tiempo (ocasión), compromiso (reflexividad) y discurso (formalización) den cuerpo al proyecto, pero sobre todo, que lo hagan necesario.
Esa y no otra es la complejidad que presenta un arte de su época. Esa es la aventura de esta pieza, que se sustenta en la red sonora que se forma con el eco de los distintos valles de Bizkaia.

Eco.
De nuevo el eco. De nuevo el eco.
Las cumbres tienen voces diferentes; las cumbres tienen bocinas distantes. ¿Son montes vocineros o son montes bocineros?
El paisaje no ha existido siempre, es un fenómeno cultural que no existe sin observador, se puede decir incluso que el paisaje como tal es una invención del arte.
Pero recurrir al paisaje para entablar relación con estos montes bocineros puede resultar inútil, no hay una panorámica, sino varias, no hay un único horizonte porque cada cima nos procura distintos puntos de vista, pero sobre todo puede resultar inútil porque la idea de paisaje está aquí superada por la de espacio sonoro. Es precisamente en la mecánica que transforma este entorno natural en espacio sonoro en donde descubrimos una práctica ancestral que sintetiza sonido, técnica y comunicación.
El paso del tiempo añade la trampa de la idealización y nos hace ver el entorno natural y sonoro como un paisaje bucólico que no solo conecta los valles, sino que nos conecta directamente con la tradición. Hay que atravesar la imagen producida por el folclore para entender que antes de que llegara el ruido del progreso, antes incluso de que se impusiera el lenguaje de las campanas, el ingenio se tomaba la libertad de tronar como lo hace la naturaleza.
La capacidad del sonido para dar forma al espacio tiene aquí una función atávica: la demarcación territorial, que nos habla de “políticas sensibles”, de percepción y de comunidad entendidas como una misma intuición.
Un manto sónico se amolda al valle y a sus habitantes. Todo lo envuelve y lo conecta.
Cada una de las cumbres emite su señal y todas juntas dan forma al mensaje, que es la convocatoria. El tiempo, la temperatura, las ondas, los ecos, los temblores, amasan la comunicación afinando el tono, y dejan al entendimiento la modulación y la armonía del significado.
De nuevo el eco.De nuevo el eco.
Perohoy la convocatoria tiene un significado especial. Se trata de reinventar las señales y producir un nuevo llamamiento. Se trata de volver a ocupar los espacios que fueron comunes para reinterpretar el sentido de “comunidad”.
Esta vez, lo que se lanza desde las cumbres son acordes desgarrados y eléctricos, gritos de rabia, sonidos graves que estremecen y que vuelven a dar sentido al eco de nuestros valles.

Arturo fito Rodriguez
Fotografías tomadas durante la exposición en la sala de Bilbao Arte, julio 2014.
Sant Roma de Sau

En una búsqueda de construcción histórica a partir de la creación contemporánea como método de investigación y trasmisión, se desarrolla el proyecto Sant Roma de Sau. La invisibilidad del pueblo, pero su existencia en una historia llena de fango y barro, invisible o casi invisible en su totalidad, son una suma de elementos detectados con el interés necesario para contar la historia del desarrollo a través de la creación. Desde un punto de vista de que el arte sirve para escribir la historia en otro lenguaje, ademas de para generar otro tipo de lecturas de los acontecimientos, el proyecto propone la reconstrucción urbanística a través de la memoria y no del archivo, ademas de simular que la vida continua en el lugar, creando otras posibilidades históricas, sin dejar de mostrar que no es así. Par ello, se ha localizado y documentado el testimonio de 2 personas que vivieron en Sant Roma de Sau.. Ambas personas han dibujado el plano del pueblo de memoria, consiguiendo trazados urbanísticos que son el centro del proyecto. A partir de sus testimonios y su memoria, se ha procedido a desarrollar y recuperar el trazado urbanistico del pueblo por dos vías: La primera e el recorrido del pueblo por encima del agua, teniendo siempre como punto de referencia la torre de la iglesia. Como segunda formalización de la actividad del viejo pueblo, a partir de los dibujos del trazado de las calles, se ha simulado la posibilidad de que las calles dispongan en su recorrido las farolas correspondientes. En uno de los 2 videos que componen este proyecto, se muestra como al atardecer, decenas de farolas se encienden bajo el agua, simulando la posible actividad y vida que podría acontecer en el pueblo. A partir de la cruz de la iglesia de Sant Roma de Sau, que se alza por encima del nivel del agua como un puño en alto y a viva voz en grito, se desarrolla un video que recorre el pueblo a partir de los dibujos de los antiguas vecinos. A su vez, un segundo video, muestra desde un plano lejano, desde fuera del agua, como atardece en Sant Roma de Sau, y capta justo ese momento (construido por el lenguaje del arte) en el que se encienden las farolas del pueblo supuestamente vivo para continuar la vida por la noche. La energía, excusa y motivo por el cual este pueblo (y muchos otros) fueron sumergidos en la historia, sirve ahora como excusa a través de esa iluminación de farolas para recuperar la actividad.




Intervención ≠ Participación es una suma de proyectos que indagan y pretenden arrojar luz a la diferencia entre intervenir en un lugar y participar de él. En un contexto social en el que las palabras se devalúan, y el lenguaje militar esta tan presente en el arte como en la política, se pretende partir de esta ecuación de conceptos aún por definir. Desde la ideología de la intervención como disciplina, se presenta estos proyectos como una investigación acerca del contexto re-codificado como campo de trabajo. Proyectos, que individualmente se preocupan del lenguaje de la conmemoración, de la representación de símbolos políticos con ideología domestica o la escritura de partes de la historia con otro formato.
Se plantea un punto de partida, pero no se puede argumentar el final porque se desconoce.

Juan Pablo Orduñez es Licenciado en Bellas Artes por la Universidad del País Vasco. Ha realizado varias exposiciones y proyectos específicos: Banderas Negras en el Espacio Zuloa de Vitoria Gasteiz y No como picante en Ma Studio de Beijing, China,  entre otros. Ha participado en exposiciones colectivas en el MUSAC de León, Museo Guggenheim de Bilbao y la Galería Sicart entre otras.

http://bilbaoarte.org/?p=4200840

Juan Pablo Ordúñez / MawatreS (Madrid 1986) 
Lives and works in Bilbao / Vive y trabaja en Bilbao. 
mawatres@gmail.com
http://www.mawatres.com/
(+0034) 686 592 797

Durero / Monumento a los campesinos asesinados (proyecto en curso)

En 1525 Alberto Durero publica un libro sobre la proporción. Casi todo el escrito versa sobre geometría, simetrías, equilibrios y demás cuestiones constructivas. En uno de los capítulos, el artista ilustra su ensayo con el dibujo de un monumento “ideal”, que sirve para ejemplificar todas sus aportaciones técnicas. Se da la circunstancia de que el mismo año de la publicación de este ensayo tuvieron lugar una serie de revueltas de campesinos que el ejercito se encargó de aplastar, acabando con la vida de miles de personas. Durero, tuvo la habilidad y la inteligencia de encomendar este monumento, de manera encubierta (como un mensaje secreto), a la memoria de los campesinos asesinados en dicha insurrección.

Casi 500 años después, se diría que estamos en una situación similar. Los cuchillos no se clavan directamente en la espalda de los trabajadores y campesinos, pero el poder sigue ejerciendo su fuerza de muchas otras maneras.
Este monumento no realizado, no construido, vuelve hoy a tener sentido.

Se trata de buscar un nuevo lenguaje, una nueva leyenda para este monumento. La idea es trasladar el acto conmemorativo, a lo cotidiano, a la vida de la calle, haciendo protagonista a la persona pero también al cuerpo social que se revuelve y que sufre.
Una foto de carnet en la cartera de una abuela, es un acto conmemorativo, un monumento mucho más poderoso que una estatua en una plaza. Si la estatua o el monumento no obtiene miradas, solo entorpece la visión; si la estatua o el monumento no recibe complicidad, deben de revisarse sus significados o su expresión.
El cartel, el poster, el papel, sonmucho más cercanos que el monumento, algo que se incorpora con mayor naturalidad a nuestra cotidianidad y a nuestro tránsito diario. ¿Por qué transmitir una idea mediante métodos desfasados? ¿No es más lógico hacer uso de lo temporal, de lo efímero para enfatizar ese recuerdo y así poder volver sobre él? ¿Existen formas de recordar y de rendir homenaje público que no se plieguen a algo pétreo, inamovible ? La idea de cartel se impone en estas circunstancias como la acción de

El monumento se hace visible en el lugar en que se inscribe, un lugar que organiza simbólicamente para someterlo a la memoria; por su parte la acción diseminada del “monumento / cartel”, está presente en muchos lugares a la vez. Puede que quizá durante menos tiempo, pero toma la ciudad como si se tratase de un monumento expandido.
El cartel de Durero ocupará las paredesde diferentes calles, de diferentes ciudades simultáneamente.

Jorge Gallego




  
Aparentemente las escenas de mis pinturas pueden parecer triviales, pero ahí radica su verdadera naturaleza, en la grandeza de lo puro, huyendo de cualquier artificio. En ellas trato de plasmar el fundamento de lo que encuentro a mi alrededor, que a la vez es la esencia universal, ya que los principios que nos mueven son similares independientemente de nuestra condición o procedencia. No podemos encontrar más pureza ni podemos ser mejores arqueólogos que si investigamos en nuestro entorno más cercano; cuando queremos indagar en paisajes o personas desconocidas siempre nos quedaremos en la superficie, seremos turistas extasiados por nuevas formas que nos son ajenas y sorprendentes. 
Jorge Gallego
 
http://www.jorgegallego.es/

30/10/2014

Miguel Ángel Blanco "El aura de los ciervos" exposición en el Museo del Romanticismo, Madrid.

 Miguel Ángel Blanco junto a las metopas y las cornamentas de la instalación "El aura de los ciervos"
 "Vista del Real Palacio de Riofrío tomada entre norte y levante" 
Estampa de Fernando Brambilla 

“(parto) de una estampa de Fernando Brambilla, quizá su imagen más romántica, en la que unos ciervos saltan en primer plano asustados por una violenta tormenta eléctrica sobre Riofrío. Me hizo interesarme por otras apariciones de los ciervos en piezas de la colección, que reflejan la fascinación por un animal con una carga simbólica ancestral y dan idea de las distintas facetas que tuvo en ese período su representación artística: desde la pervivencia de temas paganos (...) o cristianos, (...) a la encarnación del espíritu de la naturaleza incontaminada en el paisaje sublime o a la narrativa cinegética.” 
Miguel Ángel Blanco
 Litofanía con ciervos en el bosque. 
Plauesche Porzellan-Manufaktur.

“Las piezas seleccionadas dialogan con ocho libros-caja de mi Biblioteca del Bosque, realizados para esta exposición con puntas y fragmentos de cornamentas de ciervo. Las cuernas se han comparado siempre al ramaje de los árboles, a los que está dedicada una buena parte de mi obra; estos libros-caja evocan atributos de los ciervos relacionados con la germinación, el crecimiento y la regeneración, la persecuciónde la sabiduría... ”
Miguel Ángel Blanco
 Instalación "El aura de los ciervos" formada por 30 metopas y cornamentas del Museo de Ciencias Naturales e instalación sonora con grabación de choque de astas y berrea.
 “La instalación escenifica la liberación del aura de los ciervos. En la pared he instalado un conjunto de treinta metopas históricas de triunfos cinegéticos, vacías, que proceden del Museo Nacional de Ciencias Naturales, al igual que las cornamentas que forman, en cierto sentido, una montaña. Todas las imágenes, los mitos, las leyendas y las fuerzas invocadas por las cuernas se densifican aquí: rama, raíz, rayo, llama. Una intervención sonora nos hace escuchar su entrechocar y la berrea de los ciervos, convocando la magia de la expansión del sonido en la naturaleza, al caer la noche. Ascended la montaña y escuchad el bramido de los ciervos. Encontraos con ellos en la oscuridad. Desentrañad el lenguaje cifrado de sus cornamentas y admirad su misterio. Sed testigos de su liberación” 
Miguel Ángel Blanco
 Cuerna hipnótica 
libro-caja nº 1138.
2014
Miniatura caballero cazador. Anónima. Colección del Museo del Romanticismo.
El libro de las raíces rayo, libro-caja nº 650. 1996.
Candiles, libro-caja nº 1134. 2014.
libro-caja nº 1137 
Contacto nocturno 
205 x 285 x 45 mm. 
13/6/2014

Una exposición de Miguel Ángel Blanco en la que, la creación contemporánea, convive con obras del Museo del Romanticismo, para evocar en el espectador una imagen mítica de la naturaleza. El artista parte de un grabado de Fernando Brambilla perteneciente a la colección de este museo junto a otras piezas de temática relacionada con un animal tan emblemático como el ciervo y las pone en relación con ocho libros-caja de su Biblioteca del Bosque.

El grabado de Fernando Brambilla Vista del Real Palacio de Riofrío tomada entre el Norte y Levante, con relámpago, que se conserva en el Museo del Romanticismo, ha servido de base para realizar una selección de obras pertenecientes a la colección del museo que reflejan la fascinación por un animal con una carga simbólica ancestral y dan idea de las distintas facetas que tuvo en el período romántico su representación artística.
Estas obras se muestran junto a ocho libros-caja de Miguel Ángel Blanco pertenecientes a su Biblioteca del Bosque, siete de ellas realizadas ex profeso para la muestra. La exposición culmina con una instalación que escenifica la liberación del aura de los ciervos, utilizando metopas y cuernas procedentes del Museo Nacional de Ciencias Naturales, complementada por una intervención sonora que reproduce el entrechocar de las cornamentas y la berrea, convocando el misterio de la expansión del sonido en la naturaleza.
* Esta exposición se enmarca en el programa "Nuevas Miradas" de la Subdirección General de Promoción de las Bellas Artes del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Exposición | 31 de octubre de 2014 - 1 de marzo de 2015
Museo del Romanticismo 
C/ San Mateo, 13. 28004 Madrid

Horario:
De martes a sábado: de 9:30 a 18:30h
Domingos y festivos: de 10:00 a 15:00h
9 de noviembre y 6 de diciembre de 9.30 a 18.30h
Cerrado lunes, 1 y 6 de enero, 1 de mayo, 24, 25 y 31 de diciembre
Entrada gratuita a la exposición
http://www.mecd.gob.es/cultura-mecd/areas-cultura/promociondelarte/exposiciones/prog-nuevas-miradas/el-aura-ciervos-miguelangelblanco.html

Catálogo de la exposición en pdf: http://museoromanticismo.mcu.es/web/archivos/documentos/publicacion_aura_ciervos.pdf 

Hoja de sala: http://museoromanticismo.mcu.es/web/archivos/documentos/hoja_sala_mab_def.pdf

Más información sobre Miguel Ángel Blanco en su completa página web: 
www.bibliotecadelbosque.net

26/10/2014

"Inmaterial. Patrimonio y Memoria Colectiva" exposición en el Museo Nacional de Antropología, Madrid.

 Tarde de otoño visitando el Museo Nacional de Antropología (Madrid) y la muy interesante exposición fotográfica sobre nuestro Patrimonio Inmaterial y la Memoria Colectiva. Muestra conformada por un conjunto de preciosas imágenes tomadas a lo largo del S. XX en España por grandes maestros del medio que evocan otros tiempos más cercanos a la tierra y naturaleza de nuestro territorio. Exposición más que recomendable de visitar para la cual se ha editado un amplio catálogo con todas las fotografías.
 paneles a la entrada indicando las distintas áreas que componen la muestra fotográfica
  • Un evocador recorrido a través de noventa y tres fotografías seleccionadas de algunos de los fotógrafos documentalistas más importantes de la historia
  • Coincide con el 11º aniversario de la firma de la Convención para la Salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial
 INMATERIAL 
"El progreso no consiste en aniquilar hoy el ayer, sino, al revés, en conservar aquella esencia del ayer que tuvo la virtud de crear ese hoy mejor." 
José Ortega y Gasset
 piconeros en Córdoba, fotografía de la casa fotográfica de Laurent

 Si hay un autor dentro de la exposición del que sobresalen muchas fotografías es Otto Wunderlich:
 Otto Wunderlich 
Rebaño de ovejas y ermita del Cristo de la cruz en el barrio del Mercado.
Segovia, 1923-1924
 Otto Wunderlich 
Fuente de los Ocho Caños en la Calle Real, Ronda (Málaga) 
1927 (detalle)
 Otto Wunderlich 
Mujer sentada en el interior de una casa cueva en el pueblo troglodita de Guadix (Granada). 
1922 - 1927
 el montaje muy cuidado
 público dentro de las salas
fotografías con las faenas de la pesca
Otto Wunderlich 
En la taberna 
Arenas de San Pedro (Ávila) 1921-1922
Casa fotográfica de Laurent
Elche, palmeras y huertanos hacía 1870.
António Passaporte 
Tipos Canarios. Salida de misa 
Arucas (Las Palmas) 1931

 La cultura y la identidad se basan en la transmisión de destrezas y conocimientos útiles para aprovechar nuestro entorno, pero también de modelos sociales en los que los miembros de una determinada comunidad se reconocen, a la vez que los van transformando y adaptando a sus nuevas necesidades en un proceso incesante. Eso es el Patrimonio Inmaterial, una categoría de bienes culturales intangibles que ha reconocido recientemente la UNESCO.
Esta exposición está dedicada precisamente a celebrar los once años de esa convención internacional y a bucear en las raíces de esta herencia, pero en las más cercanas a nosotros, las nuestras, las de nuestra propia cultura. Y lo hace de la mano de los riquísimos fondos documentales del Instituto del Patrimonio Cultural de España y de las instantáneas de grandes fotógrafos reconocidos por el Premio de Fotografía Popular que concede desde hace más de treinta años el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, una oportunidad única para descubrir este ingente legado documental y disfrutar del diálogo en el tiempo y en el espacio de las fotos de algunos de los grandes de la historia de la fotografía documental española, como Jean Laurent, Otto Wunderlich, Eustasio Villanueva, Aurelio de Colmenares y Orgaz, Conde de Polentinos, António Passaporte, Loty, Luis Escobar, Pedro Ibarra, Baltasar Cue y Cristina García Rodero.
http://mnantropologia.mcu.es/exposiciones.html

Otto Wunderlich 
Campesinos en la taberna 
Guisando (Ávila) 1921-1922 
 António Passaporte 
Ganado en las cercanías de Ávila 
1927-1936 (detalle)
Casa fotográfica de Laurent 
El panadero 
Córdoba 
1862-1870
Murcia, Carreta cargada de tinajas. 1871. Casa fotográfica de Laurent.
 muy acertadas las fotos elegidas para los diferentes paneles




Un evocador recorrido por los orígenes del patrimonio inmaterial, a través de noventa y tres instantáneas de algunos de los fotógrafos documentalistas españoles y extranjeros más importantes de la historia: desde Jean Laurent, Mariano Moreno, Baltasar Cue o Otto Wunderlich, hasta Escobar López o Cristina García Rodero en la actualidad.
Las fotografías proceden de los ricos fondos del Instituto de Patrimonio Cultural de España y otras instituciones que nos trasladan a situaciones del pasado que hoy nos siguen resultando comprensibles y en las que podemos rastrear e imaginar los conocimientos técnicos necesarios para una actividad laboral, sentimientos afectivos o lúdicos, o las reglas sociales que rigen las relaciones humanas.

Inmaterial. Patrimonio y memoria colectiva, es un proyecto del Instituto del Patrimonio Cultural de España, la Subdirección General de Promoción de las Bellas Arte, la Subdirección General de Museos Estatales y el Museo Nacional de Antropología. Ha sido comisariada por Antonio Muñoz Carrión y María Pía Timón Tiemblo, y se integra en el marco del Plan Nacional para la Salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial.

Exposición de Fotografía | 17 de octubre de 2014 - 15 de febrero de 2015
MUSEO NACIONAL DE ANTROPOLOGÍA
@PromociondeArte @ipcepatrimonio #ArteFotografia #PatrimonioInmaterial
http://www.mecd.gob.es/cultura-mecd/areas-cultura/promociondelarte/exposiciones/exposiciones-temporales/PInmat-y-memoriacolect.html

Dónde está:
  • C/ Alfonso XII, 68. 28014 Madrid
Horario de apertura al público:
  • De martes a sábado de 9:30 a 20:00 horas
    Domingos y festivos: de 10 a 15 horas
    Cerrado todos los lunes del año, 1 y 6 de enero, 1 de mayo, 24, 25 y 31 de diciembre y un festivo local.
  • Entrada gratuita a la exposición